¿Por qué tu banco quiere venderte la gestión activa?

La industria de la gestión activa está haciendo aguas, el dinero sigue saliendo a raudales y aún así tu banco querrá venderte fondos de gestión activa para seguir saqueándote.

No es ningún secreto que la banca está jodida, muy jodida. Los bancos centrales, especialmente el Banco Central Europeo (BCE), han exprimido a la banca hasta dejarlos casi sin aire.

Tras la crisis de 2008, la banca de inversión salió reforzada, pero la banca comercial (que es lo que existe en España) ha sufrido un proceso de ajuste sin precedentes.

Desde que comenzó la crisis han cerrado 6 oficinas diarias, han despedido a más de 80.000 empleados y en los últimos 5 años han liquidado el 25% de sus oficinas. Te digo los datos porque queda más guay, pero seguro que lo has comprobado tú mismo.

La banca ya no es lo que era, antes el trabajo de bancario era del estilo del de funcionario. Mis padres me decían, los del banco sí que viven bien. Y digo bancario porque banquero es el propietario del banco o el alto directivo, no los trabajadores que te atienden en la sucursal.

Lo que jamás imaginaron es que las iban a pasar tan canutas. De hecho, te contaré un secreto, los trabajadores de un gran banco español están acojonados porque creen que en cualquier momento ellos podrían ser los siguientes en ser despedidos.

Comisiones, incentivos y objetivos: un cóctel letal

Los bancos no son ONGs fundadas por Santa Teresa de Calcuta, tienen sus intereses y quieren ganar dinero porque fueron creados para eso.

El problema es que, durante años se han aprovechado (y se siguen aprovechando) de muchos incautos que no leían la letra pequeña que SIEMPRE hay que leer.

¡Oye Juan! Qué digo que por qué no metes un dinerito en este producto que es muy bueno que vas a ganar dinero seguro.

Y Juan, que conoce a Pepe desde hace ya más de 10 años, confía en lo que le dice Juan. Al final, acaba metiendo dinero donde no debe y acaba perdiendo una pasta de la que no puede prescindir.

Sin embargo, la pregunta no es porque Juan confía en Pepe, que también, sino porque Pepe le ofrece aquel producto tan maravilloso a Juan. La respuesta es simple: INCENTIVOS. Te cuento ⬇️

Para ganar dinero, el banco tiene que ofrecer productos. Da igual que sea en forma de préstamo personal, de hipoteca, de tarjeta de crédito o de fondos de inversión. Para ello fijan objetivos a sus empleados.

Claro que, aparte de los objetivos, al banco le interesa que Pepe siga ofreciendo productos. ¿Cómo consigue eso? Ofreciéndole una recompensa en forma de incentivo. De manera que cuanto más venda Pepe, más dinerito le llegará a su cuenta corriente.

Y, por supuesto, el banco estará encantado de darle incentivos a Pepe por hacerle ganar dinero al banco.

A ellos se la suda que ganes o pierdas dinero, lo único que quieren es cumplir los objetivos para conseguir los incentivos o, simplemente, para que no los pongan de patitas en la calle.

Pero ya que me van a vender algo, si van a cumplir objetivos igual, ¿qué más les da ofrecerme un fondo de gestión activa o uno de gestión pasiva? Igual no les da, adivina por qué. Piensa mal y acertarás.

¡Bingo! Los fondos de gestión activa son más caros que los de gestión pasiva y, por tanto, ofrecen una mayor comisión a los bancos que los comercialicen. Como la comisión es mayor y al banco le mola mucho ganar eso de ganar pasta, recompensará con más pasta a Pepe por vender el fondo de gestión activa que por vender el de gestión pasiva.

En el gráfico de abajo se puede observar como los fondos de gestión activa, pueden llegar a ser, de media, 10 veces más caros que los de gestión pasiva.

Pero la cosa no termina ahí, es que, además de ser más caros, más del 90% ganan menos pasta que su índice de referencia. Es decir, que un fondo indexado de su misma categoría. ¿No te lo crees? No lo digo yo, lo dicen los datos.

En España tan solo el 2% de los activos bajo gestión lo hace bajo la modalidad de gestión pasiva. Y esto se debe principalmente a lo oligarquía bancaria existente en España y a la falta de educación financiera.

Todo ello, a pesar de que, en el resto del mundo, no para de salir dinero de la gestión activa hacia la gestión pasiva.

Según los datos aportados por Bloomberg referentes al año 2018 los activos bajo gestión del modelo de inversión pasiva, eran un 33% en Estados Unidos, un 31% en Asia, un 19% en Europa y un 11% en Canadá.

Además, según los últimos datos disponibles para Estados Unidos, aportados por el Investment Company Institute ya es del 38%. Aun así, los que defendemos la gestión pasiva seguimos siendo a ojos de muchos unos conformistas apestados que asumimos la derrota.

Se está repitiendo la historia de la gestión pasiva, lo mismo que le sucedió a Bogle en 1976 está ocurriendo ahora en España con los defensores de este estilo de gestión.