Cómo hacer un plan financiero personal

El otro día te hablé sobre crear un fondo de emergencia para empezar a invertir y hoy quiero expandirlo un poco hablándote del sistema que puedes usar para dejar de morderte las uñas cada mes. Te voy a enseñar cómo se hace un plan financiero personal. Uno solo para ti, para tu body serrano.

Una vez leas este artículo, estarás seguro sobre qué hacer para ahorrar más dinero, dejando de malgastarlo en mierdas y ahorrando suficiente para empezar a invertir. Porque, si no tienes un fondo de ahorros (un dinero que NO necesitas) no puedes invertir. Es muy importante que primero le metas caña y acumules algo de dinerillo durante unos meses y tengas cierta tranquilidad antes de dar el siguiente paso. Y eso se logra controlando mejor tus gastos.

Pero tranqui, que para hacer tus cálculos no necesitas ser Warren Buffet, él lee un montón cada día, tú solo necesitas dedicarle un par de minutos a este artículo. Sigue estos pasos y nadie saldrá herido en el proceso de ahorro (lo prometo). 

1. ¿De dónde partes?

No podemos controlar algo si no sabemos qué estamos haciendo. Antes de empezar en esta pequeña aventura tienes que convertirte en un obseso de las finanzas (bueno, tampoco es para tanto) y apuntar durante un mes (de principio a fin) todos tus gastos. Tal y como te explicamos ya en este artículo. Aunque no te preocupes, que aquí te lo contamos con más detalle. 

Hay un montón de plantillas de planes financieros por todo internet para ayudarte a apuntar estas cosas, aunque puedes simplemente coger un excel y aplicar tu propio sistema, verás lo sencillo que es con el ejemplo que te daré.

Asegúrate de apuntar las categorías de tus gastos, para saber luego de dónde vienen. Esencialmente, debes dividir entre gastos necesarios (comer y vivir bajo un techo) y gastos de placer (restaurantes, netflix, barcos y prostitutas). 

Es cierto que podemos prescindir del placer para vivir, pero también que podemos bajar nuestros gastos en comida y demás. ¡Tu guarda todos los tiques, abre un excel y apúntalo todo! (ya verás cuánto gastas en prostitutas)

Un ejemplo de plan financiero, del que partiremos para hacer todo el artículo podría ser:

octubre 2020
Ingresos
Sueldo1.200 €
Otros0 €
Total1.200 €
Gastos
Necesarios
Comida524 €
Servicios del hogar420 €
Alquiler de casa450 €
Impuestos99 €
Jardinería57 €
Total1.550 €
Extra
Restaurantes80 €
Compras79 €
Cursos15 €
Cuidado personal12 €
Netflix5 €
Total191 €
Total gastos1.741 €
Gastos – Ingresos-541 €

Esto es un ejemplo, bastante habitual, de un mes en el que se gastó mucho. Si te fijas, el balance final es negativo, lo que significa que has acabado PERDIENDO dinero. Si te sale algo parecido, que es probable, hay que hacer algo ya, porque estás viviendo por encima de tus posibilidades y estás sacando dinero de tus ahorros. Es la mejor manera de acabar en quiebra, la inversión sería el menor de tus problemas ahora mismo. Así que olvídate de inversiones y ponte a ahorrar.

como hacer plan financiero
Este es Emilio, 34 años. Él no leyó el resto de este artículo y ahora está en bancarrota. No seas como Emilio.

Si tienes un resultado positivo, vas por buen camino. Sea como sea, tienes que plantearte la siguiente pregunta. 

2. ¿A dónde quieres llegar?

Es importante que, antes de seguir, te fijes unos objetivos. ¿Hasta dónde quieres llegar con tus ahorros? No vale decir “quiero ahorrar lo máximo posible”, hay que ponerle cara y ojos para partir de algo tangible. 

Piensa en qué te gustaría hacer con tu dinero ¿quieres comprarte un coche o una casa? ¿quieres gastártelo todo en pizzas o invertirlo en bolsa? Todo depende de lo que tú quieras (no me meteré contigo si te lo gastas en pizzas, porque están de muerte)

Sé lo más concreto posible y sabrás hacia dónde apuntar. Te recomiendo no endeudarte nunca, y apuntar por la inversión para multiplicar tu capital con el tiempo. 

¿Quieres invertir en bolsa? Sabia decisión, amigo. Entonces, empieza por intentar ahorrar 100–200 € cada mes, hasta tener un buen fondo. Te servirá de referencia para el paso siguiente.

3. Define tu objetivo de plan financiero

Siguiendo el ejemplo anterior, tu objetivo debería ser gastar MENOS para llegar a esos 200 €. Haz un análisis de tus gastos y mira, punto por punto, en qué puedes reducir costes. Seguro que encuentras patrones y formas de malgastar menos. 

Pongamos, por ejemplo, estos objetivos en gastos:

Objetivo de gastos noviembre 2020
Ingresos
Sueldo1.200 €
Otros0 €
Total1.200 €
Gastos
Necesarios
Comida200 €
Servicios del hogar320 €
Alquiler de casa450 €
Impuestos0 €
Jardinería20 €
Total990 €
Extra
Restaurantes0 €
Compras0 €
Cursos0 €
Cuidado personal0 €
Netflix5 €
Total5 €
Total gastos995 €
Gastos – Ingresos205 €

Como ves, está claro que en este caso no sería suficiente retirando los extras, aquí habría un problema de base sobre cómo utilizas tu dinero. Tal vez tengas que prescindir del sushi por un tiempo (o, sí, las pizzas). La comida tradicional normalmente cuesta menos, por lo que gastar 50 € a la semana yendo al super más económico a comprar arroz y verduras no parece imposible. Eso sí, tu Netflix de los domingos que no te lo quite nadie, o te ahorcas.

Luego, si lo piensas, puede que estés pagando de más en alguna factura. Optimiza tus gastos en luz y calefacción (tal vez no necesites ir en manga corta por casa en pleno invierno). Tampoco necesitas fibra óptica de 600 MB para mirar vídeos Youtube. Ni esperas ninguna multa y tus plantas pueden vivir solo con agua y mucho amor por un mes. 

ejemplos de planes financieros
Parece mentira lo importante que puede llegar a ser un simple papel para tu futuro. Jamás menosprecies el dinero.

Recuerda tener siempre objetivos realistas, porque te tocará cumplirlos. Si consiguiéramos estos objetivos, el mes que viene tendríamos aprox. 205 € sobrantes. Eso empezaría a servirnos para crear ese fondo de emergencia del que hablábamos, pero vamos a asegurarnos de que lo conseguimos.

4. Organízate y cumple los objetivos

Planifícate el mes de tal forma que seas capaz de llegar a estos objetivos. Ahora en noviembre, podrías hacer lo siguiente: 

  • Intenta no abusar de la calefacción
  • Ves a comprar a un super barato una vez a la semana con un presupuesto de 50 €, comprando lo justo y necesario para alimentarte, sin caprichos
  • Mira si puedes conseguir dinero extra de alguna forma. Tal vez puedas hacer pequeños trabajos por internet
  • Ves a hablar con la compañía de telefonía para bajar tu tarifa
  • Pórtate bien al volante y no cometas infracciones
  • Riega a tus plantas religiosamente, con agua y cántales un poquito
  • No aceptes invitaciones para hacer unas tapas. Este mes te toca apoquinar
  • Este mes tampoco puedes ir al club de striptease

Cuando hayas hecho todo eso, pasará el mes y al final obtendrás tu recompensa. Si lo has hecho bien, estarás empezando a ahorrar. Algo que, igual, se te hace raro, pero te acostumbrarás y verás cómo te mola.

Cuando llegues a ese momento te darás cuenta de que tampoco eras tan feliz gastando tanto. Al final, muchas necesidades nos las creamos nosotros solos. 

5. Revisa tu plan y aprende

Cuando acabe noviembre te tocará repasar para ver cuáles objetivos financieros has conseguido y cuáles no. Si lo has conseguido, bien. Si no, sigue intentándolo con todas tus fuerzas. Poco a poco te irás dando cuenta de nuevas oportunidades para hacer más dinero, o para ahorrar aún más sin que te cueste la vida. 

Sigue analizando a diario qué puedes estar haciendo mal y aplica estos principios. Estoy seguro de que con el tiempo lograrás aumentar tu ahorro y, por fin, tendrás una tranquilidad y un punto de partida desde el que invertir y empezar a vivir mejor poco a poco. 

Tú mismo has definido tu propio futuro. Ahora que ya sabes cómo hacer tu plan financiero no quiero oír más excusas sobre que no tienes dinero. Dale caña y verás como acabas consiguiendo esa independencia financiera, y cuando tengas tu colchón acuérdate de mí e invierte en la gestión pasiva con Robo-advisors.