Guía para aprender a ahorrar en luz

¿Te sale espuma por la boca cada vez que llega a tus manos un nuevo sobre de la compañía de la luz? Eso es porque no sabes cómo ahorrar luz. Hoy te enseñaré a bajar en picado esos numeritos y empezar a poder seguir, o hasta incluso mejorar, ese nuevo plan financiero que te has planteado. 

Si ahorras en cosas como esta, no te será muy difícil tener suficiente dinero para invertir. Así que coge un papel y toma nota. Te hablaré de papeleos y también de hábitos. Primero te hablo de lo divertido y luego de lo aburrido, para que no te me quejes.

Pórtate bien

Parece evidente, pero gran parte de lo que gastamos lo hacemos por tontos. Tenemos varias manías que hay que erradicar YA de raíz. 

Apaga las luces

Sé que ya empiezo a parecer tu madre, pero cuando abandones un cuarto y no vaya a estar nadie, apaga la luz por el amor de DIOS, ¡y recoge tu cuarto ya!

Todos esos minutos de luz se convierten en horas fácilmente, sobre todo cuando te las dejas encendidas al irte de casa. Igual que hacen en las películas y series americanas, que esos sí que son para matarlos.

Ahora ya sabes cómo pagar menos luz, ¡hasta otra!…

Es broma, hay muchos más consejos no tan obvios que te ayudarán a ahorrar mucho más.

Aprovecha la luz GRATIS

¿Sabes qué? Si puede ser, evita encender luces. Ni enciendas nada, no gastes. 

No me he vuelto loco ni te estoy pidiendo que vivas a oscuras, me refiero a que intentes aprovechar la luz natural del sol para trabajar o para hacer lo que sea. Aparte de que esta es mucho más sana, no te hacen pagar por ella (de momento, toco madera). 

Usa tus electrodomésticos con cabeza

A todos nos encanta tener la ropa siempre limpia y lista, pero si no vas precisamente nadando en dinero por la vida no te recomiendo hacer una lavadora por unos calcetines y dos camisas sucias. Planifica bien cada lavado, y procura que no sean de más de 60º C, ya que estamos, para asegurarte de gastar aún menos. Créeme que es suficiente. 

Pasa de utilizar lavavajillas por un tiempo a poder ser. En mi casa el lavavajillas soy yo. Aunque si te vas a romper la muñeca por ello, procura usar al menos programas Eco, que llegan a los 50º C. 

Los mismos principios de ahorro pueden aplicarse también a todo aquello que funciona de forma eléctrica. Evita que tengan que gastar más energía de la necesaria. De esto te hablo más a fondo a continuación. 

No desperdicies energía

Esto es muy importante en realidad, porque tenemos la manía de estar todo el rato malgastando la energía que hemos consumido para calentar una paella al no taparla, tampoco aprovechamos el calor del horno para calentar y hornear varios productos a la vez… son muchas cosas las que podemos hacer. 

  • Desconecta todo lo que no estés usando: Que no gasten por existir, como me gusta decir.
  • Plancha toda la ropa en una sola sesión, para no malgastar energía al volver a calentarla
  • Usa luces LED en vez de halógena: Esta tecnología es un puto milagro de la eficiencia.
  • No abras la nevera o el congelador como si fueras a leer el periódico. Piensa qué quieres antes y no hagas que tengan que enfriar cosas en balde (no pongas cosas calientes dentro, no pongas demasiada potencia, etc.) Piénsalo de esta forma: ¡Si abres menos veces la nevera gastarás menos comida y energía, doble punto!
  • Apuesta por electrodomésticos eficientes: A poder ser con certificado A+++ y que necesiten pocos kWh, que se notará muuucho en la factura de la luz.
  • Mantén la calefacción a 20–21ºC: Si subes más irá aumentando el gasto en un 7% por cada grado.
  • Apuesta por la discriminación horaria, y gasta energía solo en horas de tarifa baja, te explico más adelante.
como pagar menos luz

Burocracia

A nadie le gustan las gestiones, pero esto es algo que hay que hacer. Igual que a mí me gustaría estar todo el día sin hacer nada, pero me toca explicarte esto y joderme.

Cuando hablo de burocracia estoy hablando de mierdas varias que puedes cambiar para que las sanguijuelas de los servicios te cobren menos. ¡Sorpresa, es posible!

No lo creerás, pero hay muchiiiisimas cosas en las que perdemos constantemente dinero. Solo tienes que mirar bien, dedicarle un rato a analizar qué estás haciendo con tu sueldo cada mes. La factura de la luz es solo un ejemplo de muchos.

Potencia: Mira si estás gastando menos de lo que pagas y bájala

Hay gente que compra condones XL solo para fardar, cuando en realidad tienen un micropene. Lo mismo pasa con las compañías de la luz y las potencias contratadas. 

La potencia es el máximo de electricidad que puede circular por tu hogar a la vez. Si lo superas, el contador saltará y los plomos caerán. Vaya, que no podrás tenerlo todo enchufado a la vez.

Da la casualidad de que siempre tienen la mala pata de contratarte más potencia de la que realmente necesitas, y resulta que por ello te cobran más dinero cada mes¡Oh vaya, qué infortunio! Encima, cada 1 kW de potencia extra supone casi 50 €/año. ¡Estás tirándoles dinero a la cara!

Pues NO. No les dejes pasar ni una. A partir de ahora busca la forma de ver qué potencia necesitas realmente donde vives. Esto es algo que puedes ver claramente en tu contrato. 

La mayoría de gente tiene una potencia de 4–5 kW, aunque si todo lo que tienes en casa va con gas puede que necesites incluso menos.

Para estar seguro de si estás usando todo lo que estás pagando, mírate este vídeo y descubre cuál es tu consumo. 

Tarifas y tarifas

No quiero entrar en detalles porque cada compañía tiene sus ofertas, pero mírate bien si tu compañía te ofrece alguna tarifa especial, como la de la discriminación horaria, que consiste en pagar menos durante ciertas horas del día. 

Así, si quieres hacer tus lavadoras siempre sabrás que te saldrá más barato de 7 de la mañana a 12 del mediodía, por ejemplo. Todo es cuestión de que hables con tu compañía y le pidas a ver qué tienen para ofrecerte. Seguro que encuentras algo que te guste, y si no…

A la mierda, me voy con otra compañía

¿Por qué no? Si la compañía en la que estás te está cobrando demasiado, si es una sanguijuela económica para ti… se va fuera. No toleres el maltrato. 

Deja la pereza a un lado y ponte a buscar una compañía mejor. Viendo cómo está la cosa te aseguro que encontrarás muchísimas ofertas, ya que todas las demás estarán babeando por pillarte. 

Te lo pongo fácil: Este comparador la verdad es que está de puta madre para descubrir nuevas ofertas. Recuerda tener el contrato a mano para indicar cuánto crees que consumes y qué necesitas.

Ponte placas solares

Si aceptas un consejo, también te recomiendo apostar por las energías renovables. Todo el rollo de salvar al planeta ya te lo conoces, así que me lo salto, pero también representarán un ahorro energético a largo plazo. Claro que, puede que ahora mismo no te lo puedas permitir, porque algunos servicios requieren una inversión grande al principio, pero es algo a tener en cuenta. 

Aprovechando el calor de la luz del sol puedes generar energía eléctrica solo para ti, o para compartir con los vecinos (otra opción aún más económica). 

¿Te han molado estos consejos sobre cómo ahorrar luz? Pues te recomiendo que te pases también por la guía para no pagar de más a los bancos.

Al final, entre tantos recortes esto parece el ministerio de sanidad. Pero no te preocupes, que poco a poco lograrás esa libertad financiera… ¡aunque tengas que vivir a oscuras!